Vihuelas


   
   Como esta publicación está dedicada principalmente a la vihuela, aquí voy a presentar algunas fotos de estos instrumentos que he construido para diversos intérpretes y para mí mismo.
    

Vihuela de mano de ébano y arce de seis coros  


     


    
    Nuevo proyecto de construcción de una vihuela de mano en sol de 60 cm de tiro con aros de ébano y fondo de arce sin ningún rizo. Se trata de una vihuela que busca ante todo la austeridad  y la elegancia tanto de la forma exterior como del sonido. 

    

   

   Rosa por Elena dal Cortivo.


   Aquí están las fotos del proceso.


 

    Para el cálculo de la geometría de esta vihuela me he basado por una parte en la vihuela de Guadalupe y por otra en los grabados del libro de música El maestro de Luys Milan. 
    

Vihuela de mano en sol
   

  Os presento mi nueva vihuela de "reciclaje". Se trata de un instrumento que hice ya hace un tiempo y que voy a reciclar cambiando la estructura de la tabla armónica para probar un nuevo tipo de distribución interna que creo que será  muy conveniente para las vihuelas. La nueva estructura es como la de la guitarra atiorbada pero variando la disposición de algunos elementos. Se trata de conseguir un instrumento que de claridad a los bajos a fin  de equilibrar los registros de la polifonía, logrando así que las voces sean todas de igual importancia. En las guitarras, sobre todo las románticas, lo que se busca es destacar el canto.

La caja es de nogal español y el diapasón de madera de peral. Busco seguir la línea de las violas de arco y no el de las guitarras renacentistas ni barrocas, es decir un instrumento más recio y con fuerza. Las violas de mano formarían parte de la familia instrumentos de de las violas: mano, de péñola o de arco, y por otra parte estarían las guitarras mucho más ligeras.




    Lo que busco no es la decoración, lo que quiero es conseguir un instrumento si se me permite, extraordinario.




     En este enlace pongo más imágenes de la vihuela.


Vihuela de mano en la


   Del año 2004. Es de nogal español y de muy recio sonido. Su tiro es 57 cm.


                                                    

                                                  

     Aquí podéis escuchar dos fugas de primer tono de Enrrique de Valderravano que toco con esta vihuela.


Vihuela de mano de siete coros

   Esta vihuela la construí en 2001. La caja es de arce rizado y de madera de cocobolo. Tiene un sonido dulce y profundo. La podéis escuchar en el enlace siguiente donde toco una Fantasía de Narváez.

                                            

                                                   

                           


Vihuela de péñola

   La he construido en 2003 por encargo de Felipe Sánchez. Está inspirada en la vihuela que se encuentra dibujada en un detalle de los frescos de los apartamentos de los Borgía en el Vaticano, pintados por Bernadino Pinturicchio, aproximadamente en 1493.
   Respecto a las vihuelas de péñola he observado que en todas ellas la tabla está cortada en forma de C, como en las violas, mientras que las vihuelas de mano tienen forma en ocho.
   Con la llegada del Renacimiento, la polifonía presenta nuevas exigencias técnicas, por lo que se abandona la púa y estos instrumentos se tocan con los dedos. El empleo de la figueta en la música de laúd renacentista es una clara reminiscencia del uso anterior de la púa.
   En este link se puede ver a Felipe Sánchez tocando este instrumento con el Grupo Speculum en un concierto en el Festival Internacional de Torroella de Montgrí en 2004.

                               
                                                        Felipe Sánchez, vihuela de péñola






Fotos de construcción de vihuelas 




     Estos instrumentos fundan su proporción en la figura del círculo. Las vihuelas se dibujaban con compás, el diseño depende de la proporción entre los círculos y la separación de los mismos. Los círculos de la vihuela de Guadalupe son tangentes, se tocan en un punto nada más. 
     La geometría de las vihuelas de El maestro están formadas por dos circunferencias secantes que tienen dos puntos comunes. 
    En esta recreación de la vihuela de Guadalupe del a fotografía he suprimido las cuatro bocas que tenía que eran un añadido posterior posiblemente del anticuario florentino Leopoldo Franciolini, quien tal vez las agregó en el siglo XIX para dar al instrumento apariencia de mayor antigüedad. Al eliminar estas bocas podemos ver la verdadera proporción de esta vihuela.


                  

                 

Todas las fotografías de las vihuelas.




.