"Y esto por guardar la verdad de la compostura: porque este instrumento 
aunque mas perfecto que todos, no sufre cosa muy dificultosa" 
                                 (Miguel de Fuenllana, Orphénica lyra, 1554, p. 8).






     Se inicia hoy, día 1 de junio de 2010, este nuevo espacio de comunicación dedicado fundamentalmente a la vihuela, instrumento que según Fuenllana es mas perfecto que todos. En él iré dando a conocer algunos descubrimientos que, con el tiempo y el estudio, he podido hacer a lo largo de mi vida.
     Me alegraría que el eco de la música y la palabra fuese capaz de acallar por un instante el ruido de la violencia, pues es la música lo más opuesto a la guerra.

                                                                 



                                                                                              Para Carlos Gass

                          Con paciencia de siglos los tejados soportan
                                             la carga del invierno;
                          Distribuyen los perros en desorden
                                    sus flores al pasar;
                          Los gorriones se abrazan en el hueco
                                               casual de una ventana.
                          Por las torres se alarga el humo tibio hacia ningún lugar.
                          ¡Toca! Todo es un valle. Sólo hay eco
                          en lo hondo de las almas,
                         las montañas de azúcar están mudas
                        y aquí no hay mar.
                          Como un bufón el aire transparente repetirá la queja
                                                                                                           de tus manos,
                          Y al oírla el laudista dormido en la Toscana
                        respirará.

                                      (Isabel Fresco: Coloquio de sirenas. Sevilla, Renacimiento, 2006)

                                                                 

                      
                        MOUTON, en el Louvre

                    La gracia y la soberbia caminan de la mano
                          a través de los siglos y en un último gesto
                          ahora me habláis por las manos de otro
                          -el ingenio que sabe recorrer los afectos-
                          y me obligáis como a los iniciados
                          a adentrarme en caminos laberínticos
                         en los antros del sueño.
                                           Sois
                         la eternidad que observa desde el lienzo cómo pasan las
                                                                                                                [ horas
                        y sin risa ni llanto
                         contempla y sin asombro.

                                    (Isabel Fresco: Coloquio de sirenas. Sevilla, Renacimiento, 2006)

           
            Charles  Mouton de François de Troy